Síndrome de la cabeza estallada

Por: León Plascencia Ñol

Poeta, narrador, editor y artista visual. Su libro

más reciente es El lenguaje privado.

 

La persistencia de un punzón

que hiende el aire; la conjetura

de la marcha melancólica de un grupo

de hienas; la taladrante sensación

de algo que cae; la sutura

de una herida en el campo

de batalla; la caída estrepitosa

de un bucle amarillo; la rajadura

de un cráneo; la mirada oblicua

al empezar el día; la noche adentro

de la cabeza; la estallida múltiple;

la estallida sin orden. La cólera

 

Síndrome de Frégoli

 

A principios del siglo XX, Leopoldo Frégoli,

actor italiano de teatro, logró representar simultáneamente varios papeles

entre dramáticos y cómicos.

La idea del desplazamiento del actor,

la despersonalización, el juego de dobles,

la fractura, moldearon la posibilidad

de una escisión en la simple idea

de ser otros. Es decir, en el sueño

de tener un doble, un ser idéntico

que pudiera sustituirte.

 

El asunto da para mucho más.

Quizá en medio de un paisaje de sauces

podría venir la duda:  ¿cuántos de los seres

que veo son reales? ¿Por qué me persiguen

los rostros de quien amé en desmesura?

¿Cuántos soy que no sea más?

 

Hace algunos años leí al azar algo

que me llamó la atención mientras viajaba

rumbo a una playa solitaria:

 

La mente se desploma bajo el peso

de tanto pensamiento. Es trágico.

 

Hay una aroma perdido en el manto

de la propia sombra, una repetición

de gestos y un eco de voces que golpean

los tímpanos al mediodía. Alguien

escucha el sordo ruido del desierto.

 


Publicado por: