Hígado triste*

Por: Efraín Velasco

No mataré ya más, porque los hombres sólo

son números y letras de mi agenda

Leopoldo María Panero

 

[En off, en tono cordial]:   José, José escucha, escucha

soy tu hígado, hígado

ese caballo rojo rojo que galopa

en la oscuridad oscuridad más estrecha

de tu persona. persona

José, en verdad creo que

–y no lo digo con la desfiguración

de soufflé con la que lo repetías

a cada amante cuando se sentaban frente al fuego 

como en una escena de película en technicolor–, repito,

                creo

que finalmente toda sangre es sólo para jugarla

y que al final de los días todas esas caras,

amigas y enemigas,

terminarán por confundirse con los gestos minerales

de aquellos dioses cuyo dominio es la bilis y el orín.

Los puedo ver todavía revolcándose revolcándose

vuelta sobre vuelta hasta urdirse de nuevo

y separarse separarse

y humedecerse humedecerse

y rendirse rendirse

y obligar obligar

y como sólo es eso José José

te pido que sólo por hoy,

ahora que la lluvia ha regresado a mitad de la noche,

sólo por hoy sólo por hoy te pido

que salgas a limpiarte con el agua de la soledad más pura,

así nada más,

sin motivo ni mérito alguno.

 

*   Este texto va acompañado de los fotogramas extraídos de una filmación realizada el 14 de marzo de 1970 en el Teatro Ferrocarrilero Gudelio Morales (Distrito Federal, México), durante la interpretación de la canción El Triste, realizada por José José en el escenario del II Festival de la Canción Latina.

 


Publicado por: