Forma de Gobernar, factores de éxito o fracaso para la cultura

Las nuevas formas de gobernar exigen de una contraloría social y participación activa de los habitantes

Por: Dolores Díaz Aguirre

La necesidad de introducir esquemas de participación ciudadana a través de diversas instancias, sean gubernamentales o no, tales como consejos, colectivos y asociaciones civiles, ha generado nuevos esquemas en las formas de gobernar y, más específicamente, en las maneras de administrar el presupuesto y tomar decisiones de interés público en torno a la cultura.

Lo anterior debido a que una política cultural desempeña un papel de responsabilidad colegiada y estructurada a partir de un modelo de desarrollo en la forma de organización y respeto hacia los diferentes criterios de los ciudadanos, por lo que resulta propicio analizar los diferentes modelos de participación en la actualidad, así como los medios por los que el ciudadano expresa sus inquietudes, intereses y necesidades, que van desde un espacio público, un muro, un museo, una calle o una librería donde externa un pensamiento y lo comparte como símbolo de interlocución con quienes conforman su identidad cultural.

Estos esquemas de cooperación y coordinación, en los diferentes planes de desarrollo municipal y estatal, no siempre se ven reflejados a la hora de implementar políticas culturales adecuadas para el estado.

Si bien existen grandes diferencias entre un municipio y otro, por su ubicación geográfica, número de habitantes, infraestructura, identidad cultural y tradiciones, no siempre se observa la construcción de sociedades más equitativas. Por lo que conviene precisar que la equidad implicará tratar de compensar las diferencias económicas y sociales que dificultan la realización y desarrollo del potencial individual.

Dicha igualdad suele reflejarse en la distribución de los recursos económicos para cada municipio y dependerá en gran medida de la planeación y gestión en la administración pública. Sin embargo, las nuevas formas de gobernar exigen de una contraloría social y participación activa de los habitantes, mediante los canales adecuados, que permitan la ejecución de consultas públicas y la materialización de presupuestos participativos, para que de esta forma la aplicación de los recursos se pueda decidir de forma colegiada y articulada hacia quienes resulten beneficiados.

La responsabilidad de gobernar una ciudadanía atenta en el correcto aprovechamiento de los recursos, así como de las leyes y políticas económicas que incentiven el desarrollo social y cultural de la entidad. Por ello, las nuevas formas de gobierno exigen la inclusión de esquemas de financiamiento para propiciar el desarrollo económico en el sector cultural, y bajo el mismo esquema propiciar que los gestores culturales diseñen y evaluen programas que beneficien la comunicación entre los creadores y quienes los representan, llámense diputados, regidores o directores de cultura.

En Jalisco existen algunos modelos institucionales de participación en la cultura, como es el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Jalisco (CECA), organismo desconcentrado cuya función es ser vínculo entre las autoridades y los artistas.

Entre sus objetivos principales destacan la formulación de políticas públicas, con propuestas concretas y viables, así como la entrega de apoyos económicos a los creadores, investigadores, intérpretes, promotores, que presenten un proyecto de impacto social y calidad artística.1

El CECA dispone de un amrco legal que se desprende de la Ley de Fomento a la Cultura del Estado de Jalisco, que en el artículo 21 establece los atributos que le confieren, como proponer a la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ) las modificaciones convenientes, como resultado de las evaluaciones que cuando menos cada año realice respecto a su ejecución.2 

En materia de representatividad, el CECA dispone de tres consejeros ciudadanos por cada disciplina, además de los consejeros gubernamentales. Esta estructura permite hacer un análisis del impacto de participación para cubrir la representatividad en un estado como Jalisco, con una población de 6 millones 752 mil 113 habitantes.3

La demanda de apoyos económicos que se refleja cada año, a través de las diferentes convocatorias de becas que otorga el CECA, diseñadas para los creadores que proponen proyectos que difundan el quehacer cultural de su entidad, da cuenta de la necesidad de recibir apoyos económicos para la promoción y difusión de su obra.

Por tanto, las nuevas formas de gobernar tendrán la posibilidad de apostar por implementar una política económica que permita el desarrollo de los creadores, no sólo supeditado a las convocatorias de becas, sino que busque sistemas de financiamiento y gestión de recursos.

Una política culturl debería basarse en modelos económicos que contemplen la inclusión de la iniciativa privada en el desarrollo de la actividad cultural, de manera conjunta al financiamiento proveniente de fondos públicos.

Por ello, conviene dar a la cultura un tratamiento adecuado y crear simultáneamente crecimiento económico y bienestar, es decir, generar desarrollo económico integral desde el apoyo, promoción y difusión de nuestros valores artísticos y culturales.

Ya lo menciona Ernesto Piedras: “la actividad derivada de la creatividad no sólo genera empleo y riqueza, sino que además promueve la expresión y participación de los ciudadanos en la vida política, favorece un sentido de identidad y seguridad social y expande la percepción de las personas”.4

Por ello, las nuevas formas de gobernar tendrán la responsabilidad de implementar canales de comunicación que permitan la participación ciudadana, así como nuevos esquemas de cooperación entre los diferentes municipios mediante comités y consejos, que propicien el desarrollo equitativo en las diferentes formas de expresión cultural.

Citas
  1. www.ceca.jalisco.gob.mx/index.html
  2. Ley de Fomento a la Cultura del Estado de Jalisco. p. 45.
  3. www.inegi.gob.mx/2005
  4. Piedras Ferias, Ernesto (2006). Las industrias culturales y el desarrollo de México, p. 61. Siglo XXI.

 


Publicado por: