Suspendiendo el tiempo. Deteniendo la historia

Este libro no es un texto más sobre el escritor jalisciense Juan Rulfo

Un tiempo suspendido. Cronología de la vida y obra de Juan Rulfo.
Roberto García Bonilla,
Conaculta-El Centauro, 2009. 

Por: Cecilia Eudave

Una de las pasiones más grandes de muchos lectores es ir detrás de la vida de sus autores favoritos. Pero con ello no digo que el lector, por eso enfatizo apasionado, siga las noticias someras que se cuelan por aquí y por allá sobre el escritor y su obra.

No, un lector de carácter va en busca de lo que se dice y se refuta, de lo que se analiza y se discute, va en pos de la crítica y la reseña, de los artículos especializados y los libros homenaje. Va en busca de todo. Para ellos es este libro de Roberto García Bonilla, para los apasionados de Juan Rulfo, entre los que me incluyo.

Este libro no es un texto más sobre el escritor jalisciense, no hay que decir: “otro sobre Rulfo”. Debemos tener cuidado con esa sentencia si no hemos leído el fascinante recorrido cronológico que hace García Bonilla sobre la vida y obra del autor, ahí se teje con asombroso virtuosismo una filigrana de acontecimientos que se engarzan de manera precisa, amena y escrupulosa: lo que apunta García Bonilla es cierto, así ocurrió, de ese modo y no de otro, porque ha investigado hasta agotar las fuentes de los hechos en el texto consignados.

Lo cual no sólo es un deleite para los lectores sino para los investigadores, para los analistas que encuentran en esta obra, fundamental y hasta ahora bien propuesta y resuelta, una herramienta indiscutible para abordar la obra de Juan Rulfo.

Se reúne en un solo volumen lo esencial, las pistas, las discrepancias, las posibilidades sobre la que el analista puede basar sus intuiciones para comprobar los síntomas textuales a la hora de acercarse a los libros de este escritor ya inscrito en la historia de las letras.

Basta con detenernos en la bibliografía que apuntala el libro Un tiempo suspendido como uno de los referentes más serios para el trabajo analítico, pues son 178 páginas donde se congrega: bibliohemerografía directa, archivos consultados, bibliohemerografía comentada con quince apartados, en ellos se registran las ediciones de la obra, los textos en borrador o poco conocidos, las conferencias y ponencias, prólogos, semblanzas y monografías, reseñas, discografías, fotografía y exposiciones, traducciones, tributos y homenajes al escritor, filmografías, espectáculos y tesis en torno a Juan Rulfo; cronologías, entrevistas y conversaciones, referencias intertextuales, artículos y ensayos, en pocas palabras todo o casi todo sobre el tema.

Cuando revisé este apartado del texto no pude menos que agradecer un trabajo tan meticuloso como sorprendente. Sobre todo porque al estudiar a Rulfo siempre se echa de menos una compilación de referencias bibliográficas para apuntalar el trabajo académico.

Pero el texto no sólo nos brinda una herramienta indiscutible para el universitario o para el estudioso, es un libro accesible, que fluye y nos lleva de anécdota en anécdota, de dato en dato, de enfrentamientos y discrepancias entre los mismos estudiosos, amigos, enemigos y entre el mismo Rulfo.

Vamos descubriendo entre líneas y sin que el autor nos imponga una lectura, ya que él solo consigna los hechos, nuestra personal imagen de la figura de Rulfo.

Nunca un libro acerca del narrador jalisciense nos ha dejado tanta libertad para deducir sobre los acontecimientos redactados. Quizá porque eso son: una serie de huellas que nos ayudarán a entender la obra y la personalidad de este escritor emblemático.

Roberto García Bonilla da muestra de este valioso trabajo, de su capacidad como investigador puntual, certero, eficaz, que logra mantenerse al margen de su trabajo para entregar de manera objetiva un documento que enriquece el panorama de la investigación, de la lectura.

Este libro no solo suspende el tiempo sino la historia contextual de uno de los autores más representativos de lo mexicano, que consigna en sus páginas la historia de un pueblo lleno de problemáticas sociales e identitarias, quien precisamente en su regionalismo lleva la marca de universalidad porque logró crear un espacio literario en el que cabemos todos.

Entiendo, después de leer el texto de García Bonilla, el porqué ha caído seducido como muchos de nosotros por este escritor que legó a México una obra breve pero inmensa en connotaciones.

Los lectores de este volumen descubrirán datos que seguro no conocían o cuya referencia era errónea, otros tantos que no figuran en ninguna parte salvo aquí y son vitales para comprender algunos pasajes de las historias rulfianas.


Publicado por: