Este no es un libro, es una guía

Getsemaní López

(Colaboradora en Bicicleta Blanca, Mujeres en el Medio, participa en #SíALaCiclovía)

Pequeño peatón  // Patricia Geis, combel, 2014.

Pequeño Peatón” no es solo un libro, es un manual de usuario para la ciudad. Y es que una nunca se pregunta si a un niño le parece tan caótica la ciudad que no sabe cómo usarla (está claro que no tengo hijos). El texto comienza con una oración breve, simple y contundente: “Hoy, Pequeño Gato va a aprender a ser un buen peatón” y quiero prometerte que, tanto pequeños como grandes lectores, también lo haremos a cada nueva página. Se trata de una fábula que logra su cometido divirtiendo mientras narrativiza a la familia gato.

Para que Pequeño Gato haga sus deberes, junto a su papá, debe aprender que las ciudades tienen instrucciones, que cada quien tiene su lugar y que las calles hablan. Porque la lección de mirar a ambos lados de la calle antes de cruzar es indispensable, pero insuficiente, sobre todo ahora en el que compartimos las ciudades con diferentes protagonistas: bicicletas, automóviles, autobuses, camiones y hasta trenes, en un espacio donde todos, de una u otra forma, sin excepción, somos peatones. El texto, explica sin cortapisas los criterios de infraestructura básica, señalética y reglas de tránsito a través de manualitos, figuras pop-up y personajes. Este ejemplar no es solo un libro, también es un juego, el texto despliega un tablero para hacer un pequeño simulacro donde se pueden colocar señales, ciclistas, automovilistas y semáforos, todos armables y de papel a fin de “ensayar” lo que hace todos los días: ser peatón. 


Publicado por: