¿Cuál Libertad? Diccionario mínimo de los falsos liberales. Michelangelo Bovero (Coord.)

¿El individuo es libre? Parece que no

Por: Roxana Zermeño

En la actualidad los derechos humanos fundamentales son entidades sociales que la gran parte de la población mundial aspira vivir. Grupos y asociaciones intentan, en ocasiones de manera fallida, que la libertad –en sus distintas acepciones– sea aplicada y respetada en todos los países.

Sin embargo, las diversas declaraciones, constituciones y legislaciones en el fondo suelen dibujar una libertad falsa, tramposa y engañosa.

Bajo este contexto, Michelangelo Bovero, catedrático de la Universidad de Turín, reunió a siete especialistas en derecho, educación y filosofía en un libro que nos muestra que la libertad, en su acepción contemporánea, no es como la pintan. ¿Cuál libertad? Diccionario mínimo contra los falsos liberales (Océano, 2010) es una revisión sobre los problemas de las garantías humanas que deben dar al hombre y a la mujer el libre tránsito por los distintos entornos sociales y culturales en los que se desenvuelven en la vida diaria.

En ¿Cuál libertad?... se presentan cuatro paradigmas generales: la libertad personal, la de pensamiento, la de reunión y la de asociación, además de la premisa a partir de la que se desarrolla el concepto de la (s) libertad (es) en la actualidad: la creencia que en Occidente ésta es una garantía de vida; además, en cada uno de estos ejes temáticos se agregan las anotaciones de cada experto mediante las que se abordan conclusiones.

Por medio de tales planteamientos, el libro profundiza en el concepto contemporáneo de libertad y sus matices: de reunión, asociación, de pensamiento, de libre cátedra –más allá del derecho a la educación–, de información, religiosa, etcétera, reflexionados por expertos como Valentina Pazé, Luigi Ferrajoli, Marcello Vigli y Alfonso di Giovine, entre otros.

Si bien varios de los ensayos presentados toman como ejemplo la constitución italiana, esto no implica que sea indiferente a nuestro entorno.

Muy al contrario, los modelos de enseñanza escolar, los medios de comunicación, las legislaciones sobre migración, religión, y asociación no son lejanas a México, ni a la “civilización occidental” en general.

¿El individuo es libre? Parece que no. Los medios de comunicación nos proporcionan sólo la información que ellos consideran apta a nuestra “comprensión”, en cambio nos dan entretenimiento barato y poco sustancioso.

En la ley existe la libertad de religión, los Estados presumen su laicidad, pero no se contempla a los ateos o agnósticos. Se profesa la libertad de cátedra, pero los sistemas escolares públicos restringen la libre opinión de sus académicos y les indican qué modelos pedagógicos seguir.

Podemos reunirnos y manifestarnos, siempre y cuando avisemos al gobierno (local, municipal, estatal) que lo haremos para que ellos den el visto bueno o malo y nos permitan hacerlo, siempre y cuando no vaya contra sus presupuestos de control; incluso, sólo se permite la libre manifestación cuando se quiere desprestigiar a ciertos gobernantes o gobiernos.

¿Alguno de los enunciados anteriores es desconocido para usted? No lo creo. Pues bien, someramente éstos son los presupuestos presentados en los análisis de ¿Cuál libertad?..., publicación recomendable para quienes deseen profundizar entre los rasgos de los “falsos liberales”, como anuncia el título del libro.


Publicado por: