Javier Arévalo. Y del Javier geométrico que siempre estuvo

Desde sus rojos de mural arqueológico griego, hasta sus verdes de chinampa xochimilca, pasando por el negro del universo y el marrón con morado de las cuevas y las riveras del lago de Chapala, la paleta de Javier Arévalo revela al hombre nómada: se relaciona con la tierra que camina y con el clima que envuelve al pintor dictándole sus sensaciones, es ligera para subir los cerros y cargada en los mercados de la costa…

Como todos los verdaderos nómadas, Arévalo, el peripatético, respeta lo que el momento ofrece, es un catador de lo efímero. Por ello nunca desperdicia el tiempo de traslado, ese extendido sucederse de instantes a su disposición para pensar sin ataduras, aparentemente ilimitado y que lo remite a los números y sus ritmos…

Geometría no es necesariamente abstracción. Nunca hay una descarga emocional violenta en la obra de Javier Arévalo, ni un gesto en busca de aire y expresión o un estado de ánimo alocado.

Conviven, en sus diferentes formatos, múltiples rupturas con sus múltiples escuelas (que nadie piensa que este vago que ha sido maestro desde los dieciocho años es o ha sido un autodidacto: ha estudiado metódicamente, cruzando continentes para ir a encontrarse con una escuela), así como atrevimientos que pocos de sus maestros hubieran recomendado, pero su abandono paulatino de una figuración de alquimista, hecha de cuerpos poderosos y de retazos de los mismos en posiciones circenses, está ligada al equilibrio en el manejo del color y a una pulsión por la tierra que se manifiesta desde sus primeros dibujos, guaches y litografías en el lejano neohumanismo del México de 1963…

La pulsión por la tierra que se le manifestó tan violentamente en la Cueva Coaxala y en París lo llevó a gritar en verde y negro: “Viva la vida”…

FRANCESCA GARGALLO

 


Cabeza de cabeza
Cabeza de cabeza

Desfiguras y figuras
Desfiguras y figuras

El arco del triunfo
El arco del triunfo

En la olla
En la olla

Hembra
Hembra

Historia sin fin
Historia sin fin

La muerte del pájaro
La muerte del pájaro

La rebelión de los números
La rebelión de los números

La tiznada
La tiznada

La tristeza del pájaro
La tristeza del pájaro

Los comediantes
Los comediantes

Me siento con el cuerpo cortado
Me siento con el cuerpo cortado

Nuevo mundo
Nuevo mundo

Página del libro de Arévalo
Página del libro de Arévalo

Retrato de Candelario Medrano
Retrato de Candelario Medrano

Vida de cuadritos
Vida de cuadritos