Roberto Rébora y el discurso de la imagen

Roberto Rébora es uno de los pintores mexicanos contemporáneos más destacados del momento cuyo trabajo pictórico se constituye en una “prueba de vida”. Desde niño ha tenido un diálogo incesante con el arte, diálogo que lo ha llevado a lo largo del tiempo a descubrirse como artista y a descubrir el mundo, plasmándolo finalmente con la línea y la imagen en un espacio que nos narra los aconteceres diarios y vitales de la sociedad.

La multitud y las figuras bien definidas son como la palabra del poema que lee en voz alta en su estancia. La cercanía de la poesía en la obra de Rébora también se debe a la imprenta vigilante y hacedora del milagro, se trata de una imprenta que tiene en su taller. Pintura e imprenta, dibujo y poesía, espacio y poema, significan para el artista la conjunción de dos formas de expresión que instituyen la belleza y materializan los sueños que con ahínco comparte con nosotros en su obra. Con la pincelada se extiende la palabra y en la relación existente entre el libro, la imagen y la palabra se aúna también el silencio.

En sus cuadros más recientes los colores tenues se mezclan con el rojo como la “luna grande”, la “luna roja” de Lorca que presagia la muerte. Los cuadros son un canto que se ve interrumpido por la sangre derramada, por la violencia que rescata el espacio o por la violencia que se impone en él. Una Ventana frente al cielo, que es otra de sus obras, dirige nuestra mirada al más allá, a la esperanza vacía que se torna azul, blanca, invisible. UnaVentana enmarcada con el rojo tierra, de la tierra que habitamos y quehace posible la melancolía. La figura que se observa en el cuadrose encuentra de espaldas y no podemos ver su rostro tal vez,desdibujado en el espacio.

De nuevo y como en otras obras, el rostro de la figura no sedistingue, no hay sentidos y es imposible distinguir el dolor o laausencia por la cual está sufriendo. La posición desvaída denotala tristeza por un destino que seguramente no puede ver, ni oír,ni sentir, ni oler, tampoco tocar porque sus manos difusas se lasguardó el maestro Rébora para sí. Rébora utiliza esas manos paraseguir el camino azul que como trasfondo impuso en el cuadro,parece un azul abisal, un azul profundo encontrado en el fondodel mar, donde el espacio se asfixia, al igual que la figura. Ya nose puede respirar.

A Roberto Rébora no sólo le signan las formas y los colores sino que también escudriña en la poesía y en sus propios sueños, las imágenes. Nos narra siempre una historia sacada de la realidad o de su vigilia porque el rojo, a veces, no lo deja dormir y esa vigilia se confunde con la angustia que también se traduce en la tierra, en la sangre o en el azul que apacigua el lamento de los hombres, cuando se lanzan de cabeza a una vida que sólo se define con el blanco y el negro. Colores que no se necesitan en la obra de Roberto Rébora porque sus manos cifran otras saudades indefinibles e infinitas.

Fragmento extraído de la revista virtual Letrariawww.letralia.com/218/ensayo01.htm


Mundo infiel
Mundo infiel

Ave y propiedad
Ave y propiedad

Cartero
Cartero

Infancia miel
Infancia miel

Mariposa
Mariposa

Ventana
Ventana